Ir al contenido principal

Conradiana (IV): Últimos ensayos

Last Essays apareció póstumamente en 1926. Que yo sepa nunca ha sido traducido al español en su integridad. La mayoría de textos contenidos en este volumen fueron escritos después de la publicación de Notas de vida y letras (1921). Ambos libros constituyen la mejor fuente para apreciar al Conrad ensayista. La edición de Last Essays fue preparada por Richard Curle, amigo íntimo de los últimos años de la vida de Conrad y co-albacea tras su muerte. Como señala el editor en la introducción, en sus postreros años Conrad encontraba ocasionalmente alivio a la fatiga de su obra más creativa escribiendo ensayos recordatorios de la vida en el mar.
El libro reúne veinte piezas, entre ellas “The Diary of Congo“, con notas de Curle, aunque el grueso del mismo lo forman los ensayos de carácter literario y, sobre todo, los de temática marinera. Entre los primeros son de destacar las reseñas dedicadas a sus colegas y amigos Stephen Crane, John Galsworthy y W.H. Hudson; así como el Prefacio que escribió Conrad para una edición americana de sus novelas cortas, y en el que, como acostumbraba a a hacer en los prólogos a sus novelas, nos ilumina sobre aspectos de su ideario como escritor.
Las diez piezas relativas al mundo de la Marina y su pasado como piloto –“Christmas Day at Sea”, “Ocean Travel”, “The Unlighted Coast”, “The Loss of the Dalgonar”…- están en la línea de las reminiscencias semi-autobiográficas de El espejo del mar (1906), y entre ellas se encuentra “Legends”, el último artículo que escribiera Conrad, dejado sin acabar en la mesa de su despacho. En él reivindica el temple y la raza de aquellos marinos que desaparecieron con el ocaso de los buques de vela. Buques como el Torrens, uno de los más rápidos de la época, del que Conrad había sido primer oficial de 1891 a 1893, y que al cabo de treinta años, ya al final de sus correrías por los mares, es evocado con nostalgia en el texto “The Torrens: A Personal Tribute”. El párrafo final posee todo el encanto, serenidad y elocuencia de las mejores páginas de Conrad:
But in the end her body of iron and wood, so fair to look upon, had to be broken up –I hope with fitting reverence; and as I sit here, thirty years almost to a day since I last set eyes on her, I love to think that her perfect form found a merciful end on the shores of the sunlit sea of my boyhood’s dreams, and that her fine spirit has returned to dwell in the regions of the great winds, the inspirers and the companions of her swift, renowned, sea-tossed life, which I, too, have been permitted to share for a little while.

Comentarios

  1. Y también nosotros, gracias a Conrad y otros como él, hemos sido admitidos en ese reino de la aventura, la emoción y el conocimiento que es la literatura.
    Saludos cordiales.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares

Un milagro de san Salvador de Horta

"Dos casados vizcaínos traxeron desde aquel reino a Horta una hija, que era sorda y muda de nacimiento; y poniéndola a los pies del venerable Fray Salvador, les dixo que estuviesen ocho días en la Iglesia orando a Nuestra Señora, y que después hablaría la muchacha. Pasados quatro días habló, pero en lengua catalana, conformándose con el idioma del territorio en que estaba. Entonces viendo hablar a la muda gritaron todos: Milagro, milagro. Pero sus padres como no entendían aquella lengua estaban descontentos, y levantando la voz decían que ellos no querían, ni pedían, que hablase su hija lengua catalana, sino vizcaína; y fueron a Fray Salvador, que le quitase la lengua catalana y le diese la vizcaína. Él les respondió: Vosotros proseguid la oración de los ocho días, que yo también continuaré la mía. Y cumplidos los ocho días, delante de los muchos que concurrieron a ver la novedad, dixo: Amigo, la Virgen Santísima quiere que la niña hable catalán mientras esté en el reino de Catal…

Un poema de Muntañola

La noche es un árbol turbio que se enrreda en el árbol, es antracita antigua quemando la luz, es la piel más arcana del aire. El árbol lo sabe. Él bebe la noche.

(Esther Muntañola, Árbol. Ediciones Tigre de Papel, 2018).

De Anaïs Nin a Nicolás Guillén, con un interludio musical.

En los diarios tempranos de Anaïs Nin, escritos en los años veinte, el apellido Madriguera aparece en varias ocasiones. Paquita y Enric Madriguera eran dos hermanos catalanes, músicos precoces y amigos del compositor hispanocubano Joaquín Nin Castellanos, padre de Anaïs y de Joaquín Nin-Culmell, compositor como su padre. Ambos se alojaron en varias ocasiones en casa de Anaïs. Paquita fue una reconocida pianista, que más tarde se casaría con el guitarrista Andrés Segovia. Enric era violinista y tras empezar una prometedora carrera como intérprete clásico, al llegar Estados Unidos se pasó a la música moderna con gran éxito. Al frente de su banda se hizo famoso como compositor de canciones y bailables de ritmos latinoamericanos, compitiendo en este ámbito con su compatriota Xavier Cugat. El figuerense había empezado su carrera profesional en La Habana, donde se había criado y formado también como violinista.
Una de las canciones más recordadas de Enric Madriguera es "Adiós", co…