Ir al contenido principal

Poesía y ciencia

Mostrar, poner de manifiesto, las relaciones no siempre comprensivas entre la poesía y la ciencia, es un tema apasionante. En este sentido se echaba de menos una antología, en lengua española, de poemas que tuviesen a la ciencia y a los científicos como inspiradores de los mismos. Una selección de estas características está ya en las librerías y se titula Explorando el mundo. Poesía de la ciencia. Antología: de Lucrecio a nuestros días (Gadir, 2006). La edición ha corrido a cargo de Miguel García Posada y, como reza la contraportada, "es una ambiciosa antología, la primera publicada en España, dedicada a ilustrar la relación entre ciencia y poesía entre saber científico y arte poético".
El empeño es loable, el resultado no tanto. A pesar de tratarse de una muestra "universal", las dos terceras partes del libro lo constituyen autores españoles e hispanoamericanos que, digámoslo claramente, no son precisamente los que más se han distinguido en su afección por la ciencia. Más bien al contrario. Lo que ha primado a lo largo de la historia es la falta de interés, cuando no el nulo respeto, por las cuestiones científicas y tecnológicas. Recordemos, por ejemplo, aquellos arrebatados poetas románticos capaces de escribir "abrasador polo" (Roca de Togores), "Para y óyeme ¡oh Sol! Yo te saludo" (Espronceda), o confundir las golondrinas con los aviones o vencejos (Bécquer). Ni siquiera apelando a la generosas licencias poéticas se libran de tales gazapos.
En Explorando el mundo seguramente merecen estar los que están, pero desde luego no están todos lo que deberían estar. Nada que objetar, pues la subjetividad es regla en toda antología. No obstante, echo de menos en el libro algunos representantes significativos. Por referirme solo a los de habla española, no hay un solo fragmento del poco conocido, pero quizás mejor poema "científico" del siglo XIX, el Poema físico-astronómico, del marino Gabriel Císcar, publicado en Gibraltar -donde había tenido que refugiarse el autor- en 1828. Echo en falta igualmente al ingeniero de caminos Melchor de Palau, posiblemente el poeta de la Restauración que se tomó más en serio la ciencia. Algunos poemas suyos como "La poesía y la ciencia", "A la Geología" o "La unidad de las fuerzas" no deberían haber faltado en la citada selección. Y cómo no, también, a su contemporáneo Joaquín María Bartrina, el escéptico e irónico autor de "Contra Darwin", "Ciencia imposible" o "Madrigal (?) futuro", que dice:


Juan, cabeza sin fósforo, con Juana
paseaba una mañana
(24 Reamur, Viento NE.,
Cielo con Cirrus) por un campo agreste.
Iban los dos mamíferos hablando
cuando Juan se inclinó, con el deseo
de ofrecer a su amada, suspirando,
un Dyanthus Cariophyllus de Linneo.
La hembra aceptó, y a su emoción nerviosa,
en su cardias la diástole y la sístole
se hizo más presurosa,
los vasos capilares de las facies
también se dilataron
y al punto las membranas de su cutis
sonrosado color transparentaron.


En cuanto a los autores de otras lenguas, su representación me parece insuficiente, casi testimonial; y la tónica, similar. Se incluyen poemas cuya relación con la ciencia es meramente tangencial, y faltan otros que se tienen por obras maestras. En este sentido, basta consultar Poems of Science (1984), antología preparada por John Heath-Stubbs y Phillips Salman -y no citada en la Bibliografía de Explorando el mundo-, para darse cuenta de lo que ha sido y es realmente la interconexión poesía-ciencia. Pero menos es nada.

Comentarios

  1. Por fin, una opinión discrepante de la corriente acrítica. Y, según mi leal saber y entender, justa y bien razonada. Desde luego, acorde con lo que yo creo.

    Sólo echo en falta, no en tu crítica, sino en el libro y su planteamiento, una explicación más detallada de lo que se entiende por "poesía de la ciencia". Recuerdo ahora a una poeta ya talluda, muy premiada y reconocida, que en uno de sus libros más recientes habla de llegar al término del hemisferio sur y dice ver ¡una "aurora boreal"! No sólo le falla el latín sino que goza de una vista excelente.

    Pero para ti, que eres científico, no será novedad que la mayor parte de los ciudadanos vivan en una nube entre oscurantista y supersticiosa con respecto al mundo "físico" que nos rodea, y su funcionamiento. Es una de las asignaturas pendientes de este país, crónica. Una grave tara para nosotros y nuestro futuro.

    Supongo que en los poetas eso se ve exacerbado. Recuerdo a uno, que ganó el Premio Bretón hace unos años. Se me ocurrió (¡iluso de mí!) advertirle de que su texto contenía una errata que lo afeaba, siendo así que era un librito muy jugoso y digno del premio. Le señalé que decía "antidiluviano" donde debía decir "antediluviano". No me entendió. Replicó que nadie usaba esa palabra y que daba lo mismo una cosa que otra. Más: que llegaría un momento en que se admitiría "antidiluviano". No he comprobado si en el ejemplar que poseo, sigue apareciendo la expresión que define al que estaba contra el diluvio. No he tenido ánimos. Yo sí que debo de ser antediluviano.

    Saludos muy cordiales.

    ResponderEliminar
  2. Gracias por tu comentario. Veo que estamos de acuerdo en el asunto. Pero me temo que no temnemos nada que hacer con los "antidiluvianos".
    Saludos.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares

Criterion

  Sin lugar a dudas, The Criterion , fundado y editado por T. S. Eliot en 1922, es una de las mejores revistas literarias británicas del siglo XX. La nómina de colaboradores que tuvo este magazine trimestral, hasta su último número publicado en 1939, conforma un catálogo bastante representativo de lo más granado de la intelectualidad, no solo británica, del período de entreguerras. En sus páginas escribieron luminarias como Pound, Yeats, Proust o Valéry, por citar solo cuatro.   El primer número de The Criterion , salido en octubre de aquel annus mirabilis , es realmente impactante y marca el sello característico de su editor, expresado a través de sus "Commentary"; a saber, la compatibilidad entre una ideología ideología católica y conservadora y una defensa a ultranza de la vanguardia modernista. En este ya mítico número 1, se incluye, por ejemplo, la primera aparición en letra impresa de The Waste Land de Eliot, y la crítica encomiástica de Valéry Larbaud del Ulises, de

Premio Nadal 1944

El jurado del primer Premio "Eugenio Nadal" (Café Suizo, Barcelona, 6 de enero de 1945). De izquierda a derecha: Juan Ramón Masoliver, Josep Vergés, Rafael Vázquez Zamora, Joan Teixidor e Ignacio Agustí.  En un artículo titulado "Premios literarios, cartas marcadas", publicado recientemente en un diario digital su autor Daniel Rosell analiza el trasfondo de premios tan prestigiosos como el Nadal y el Planeta a lo largo de su ya larga historia. Refiriéndose al primero de ellos, Rosell escribe: "Siempre hay alguien que recuerda que el el primer premio Nadal lo ganó una desconocida Carmen Laforet, que se impuso a González Ruano, a quien se le había garantizado el premio." Y añade: "Es emotivo, incluso tiene elementos épicos la historia de una joven desconocida que se alza con un galardón literario al que aspiraban los nombres -todos masculinos- consagrados de las letras de entonces, pero ¿por qué no poner el acento en González Ruano? (...) En otra

Bennett sobre "Ulises"

He aquí una foto clásica. Está tomada en la trastienda de la librería Shakespeare and Company, en París, poco después de la publicación de Ulises de James Joyce. En la foto aparecen Sylvia Beach (izquierda), propietaria de la librería y editora de la novela, y su autor (derecha). Me gustaría, sin embargo, que se fijaran en el cartel que hay detrás: ARNOLD BENNETT ON "ULYSSES".  Bennett fue un prolífico escritor inglés, autor de novelas como Los Clayhanger , Ana de las Cinco Villas o Cuentos de viejas , que alcanzaron en su tiempo enorme popularidad y fueron auténticos bestsellers. Seguidor de la gran tradición novelística del siglo XIX, sus obras iban destinadas preferentemente al llamado gran público, lo cual no quiere decir que no se preocupara por el estilo o la forma narrativa. Para Virginia Woolf y el círculo de Bloomsbury, Bennett representaba el lado más aborrecible de la narrativa y, en consecuencia, era no solo minusvalorado sino desdeñado (se burló de él en el ensa