Ir al contenido principal

El perro de Rollinat

Maurice Rollinat es uno de estos poetas menores, criados a los pechos de Baudelaire, que proliferaron en el ambiente cutre-bohemio parisiense de finales del siglo XIX. Rollinat alcanzó cierta notoriedad con la publicación en 1883 de un libro de poemas titulado Les névroses. El título ya nos da pistas.
Solía frecuentar el cabaret literario Le Chat Noir, donde recitaba sus poesías acompañándose al piano y haciendo muecas espantosas y horribles visajes. Soltaba versos como estos:

Acósame con tu malicia,
¡enlódame con tu traición!, ¡insultame!...

Mi cráneo es un calabozo lleno de un tufo horrible...

El asesinato, la violación, el robo, el parricidio,
atraviesan mi espíritu como un rayo feroz...

¡Ven! ¡Mi cuerpo callado, muriendo te codicia!...

Mario Praz, en La carne, la muerte y el diablo en la literatura romántica, rescata una descripción de la casa de Rollinat hecha por el novelista Paul Bourget:

"Una mansión extraña, una mansión que daba la impresión de ser un lugar elegido por Poe para un asesinato, y en el fondo de esta mansión, una habitación donde entre los muebles había tirados versos escritos en hojas con membrete de defunción, y en esta habitación, una amante bizarre y un perro que se había vuelto loco porque le pegaban cuando se comportaba como un perro razonable y le daban azúcar cuando cometía alguna falta; por fin, el inquilino fumando una pipa Gamba con forma de cabeza de muerto."

Comentarios

  1. Dios mío, qué mal rollo me ha dado la historia del perro...
    Estos aprendices de genio siempre se quedan con lo peor...

    ResponderEliminar
  2. Luego Rollinat se fue a la campiña, pero el ambiente agropecuario no era su fuerte. Regresó a Paris y allí murió, con la cabeza muy ida. Ignoro lo que le pasó al pobre perro.

    ResponderEliminar
  3. Por qué se desprecia en tu artículo a la poesía en sí? por qué eres incapaz de apreciar la modernidad que ellos crearon, revolucionando el arte y a través de él, la vida de occidente?
    Absurdas me parecen tus lineas Sr Ordaz... quizás las piedras nunca le enseñaron la ley de las palabras, la verdad de la locura.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares

Un milagro de san Salvador de Horta

"Dos casados vizcaínos traxeron desde aquel reino a Horta una hija, que era sorda y muda de nacimiento; y poniéndola a los pies del venerable Fray Salvador, les dixo que estuviesen ocho días en la Iglesia orando a Nuestra Señora, y que después hablaría la muchacha. Pasados quatro días habló, pero en lengua catalana, conformándose con el idioma del territorio en que estaba. Entonces viendo hablar a la muda gritaron todos: Milagro , milagro . Pero sus padres como no entendían aquella lengua estaban descontentos, y levantando la voz decían que ellos no querían, ni pedían, que hablase su hija lengua catalana, sino vizcaína; y fueron a Fray Salvador, que le quitase la lengua catalana y le diese la vizcaína. Él les respondió: Vosotros proseguid la oración de los ocho días, que yo también continuaré la mía . Y cumplidos los ocho días, delante de los muchos que concurrieron a ver la novedad, dixo: Amigo, la Virgen Santísima quiere que la niña hable catalán mientras esté en el reino de Cat

Un poema de Raine

    DE MUJER A AMANTE Soy fuego encalmado en agua, una ola que se eleva del abismo. En mis venas la marea atraída por la luna se alza en un árbol de flores esparcidas en espuma de mar.  Soy aire atrapado en una red, el pájaro profético que canta en un cielo reflejado. Soy un sueño antes de la nada, soy una corona de estrellas, soy la forma de morir.   (Kathleen Raine,  Collected Poems 1935-1980 , Allen & Unwin, 1981. Traducción: J.O.)  (Nota: Este blog, como viene siendo habitual en verano, se toma un descanso de aproximadamente un mes. Que pasen un buen y saludable verano.)  

Álvarez Flórez

Hace unos días me enteré, por el artículo publicado en El Periódico ("Muerte de un traductor", de Silvia Cruz Lapeña) de la muerte, a finales del pasado mes de abril, de José Manuel Álvarez Flórez. Había nacido en Cangas del Narcea (Asturias) en 1939, aunque pronto se trasladó a Barcelona donde desarrolló durante décadas una ingente labor como traductor del inglés. A mediados de los años setenta se dio a conocer como narrador con Autoejecución y suelta de animales internos (Júcar, 1975) y  Girar de anarcos (Muchnik, 1981), dos novelas en la línea experimental en boga en aquela época. Más tarde publicaría El delirio de Conan y otros relatos (Muchnik, 1990).    Como traductor trabajó para varias editoriales, entre las que se cuentan, a parte de Muchnik, Acantilado y Anagrama. Tradujo a un gran número de autores: Faulkner, Scott Fitzgerald, Steinbeck, Capote, Doris Lessing, E. M. Foster, Vonnegut, Bukowsky, John Kennedy Toole, Le Carré, Oliver Sacks, Tom Wolfe, etc. La Bibli