Ir al contenido principal

Auden y la caliza

Si forma ese paisaje único que nosotros, los inconstantes,
añoramos constantemente, es sobre todo
porque se disuelve en agua...

Así empieza In praise of limestone, uno de los mejores poemas de Auden y también uno de mis preferidos. En mi caso, sin duda, influye en la elección el carácter geológico de la metáfora.
Es sabido que antes de escribir poesía Auden se interesó por la geología. De niño se sintió profundamente atraído por el paisaje calcáreo del distrito minero de Alston Moor, en Cumberland. A partir de entonces se dedicó a estudiar las características geológico-mineras de la región. Sabedores de esta afición sus padres y familiares le regalaban mapas y libros sobre el tema, entre ellos A treatise on isometrical drawing, as applicable to geological and mining plans, picturesque delineations of ornamental grounds, perspective views and working plans of buildings and machinery (1838), de Thomas Sopwith, que le serviría al pequeño Auden para para imaginar intrincados trazados de túneles y galerías subterráneas.
En consecuencia, hacia los quince años Auden pensó en hacerse ingeniero de minas. Al final escogió lo difícil: se hizo poeta. Pero a lo largo de su vida conservaría en la memoria el recuerdo indeleble del paisaje kárstico del norte de Inglaterra.

(Nota. Las versiones al castellano del mencionado poema suelen traducir limestone por piedra caliza. No es incorrecto, pero lo preferible sería decir caliza. Los geólogos hablamos simplemente de calizas, y en el campo no vemos piedras, sino rocas. Además, en la por otra parte excelente versión de Eduardo Iriarte, incluída en Canción de cuna y otros poemas (2006), la expresión weathered outcrop es traducida por erosionado afloramiento. Lo más apropiado hubiese sido poner meteorizado afloramiento. Es parecido, pero menos preciso. Seguro que estos matices los conocía Auden. Pero, en fin, tampoco importa mucho. Lo importante es el poema en sí. Lo demás son disquisiciones comineras para pasar el rato.)

Comentarios

  1. Gracias por esta entrada. Volveré a Auden con una idea distinta y me fijaré en esos aspectos geológicos que tan bien describes.

    Por muchos motivos (traducción, profesión relacionada con las ciencias de la naturaleza) me siento muy identificado con lo que precisas de términos y palabras peor traducidas de lo que debieran. Créeme que las plantas no reciben mejor trato.

    Un cordialísimo saludo.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares

Criterion

  Sin lugar a dudas, The Criterion , fundado y editado por T. S. Eliot en 1922, es una de las mejores revistas literarias británicas del siglo XX. La nómina de colaboradores que tuvo este magazine trimestral, hasta su último número publicado en 1939, conforma un catálogo bastante representativo de lo más granado de la intelectualidad, no solo británica, del período de entreguerras. En sus páginas escribieron luminarias como Pound, Yeats, Proust o Valéry, por citar solo cuatro.   El primer número de The Criterion , salido en octubre de aquel annus mirabilis , es realmente impactante y marca el sello característico de su editor, expresado a través de sus "Commentary"; a saber, la compatibilidad entre una ideología ideología católica y conservadora y una defensa a ultranza de la vanguardia modernista. En este ya mítico número 1, se incluye, por ejemplo, la primera aparición en letra impresa de The Waste Land de Eliot, y la crítica encomiástica de Valéry Larbaud del Ulises, de

Escritura y moral

  La primera obligación de un escritor es tratar todos los temas con la más elevada, la más digna y la más valiente de las disposiciones (...) El espíritu con el que se aborda un tema, un ingrediente relevante en cualquier tipo de literatura, es de absoluta importancia si hablamos de obras de ficción, reflexión o poesía, pues ahí no solo da color, sino que de por sí elige los hechos; no solo modifica, sino que conforma a la obra (...) No rechazamos una obra maestra aunque estemos preparados para detectar sus defectos; sobre todo, no nos preocupa encontrar sus defectos, sino sus méritos: Por supuesto no hay libro perfecto, ni siquiera en su concepción, pero no hay duda de que hay muchos que hacen disfrutar al lector, que le hacen mejorar en su vida o que le levantan el espíritu (...) En literatura, como en todo lo que hacemos, nunca podemos esperar la perfección. Lo único que cabe es hacer todo lo posible  porque así sea, y para ello solo hay una regla: lo que pueda hacerse despacio no

Johnson

Se cumplen 300 años del nacimiento de Samuel Johnson, un escritor tan enorme que por sí solo da nombre a toda una época de la literatura inglesa. Para festejar el aniversario nada mejor que leer alguna de sus obras, o adentrarse en la excepcional Vida de Samuel Johnson , doctor en Leyes , de James Boswell. Por mi parte aprovecho la ocasión para reproducir -ahora con ilustración incluida- la entrada que publiqué en este blog el 2 de marzo de 2007: "El otro vi, tuve en mis manos, una primera edición de Rasselas . Me incliné y la adoré." Así empieza Hilaire Belloc -este lado menos conocido del entrañable monstruo Chesterbelloc- una memorable reseña, recogida en Short Talks with the Dead (1928), de la novela de Samuel Johnson. Historia de Rasselas, príncipe de Abisinia se publicó en 1759 -el mismo año del Candide , de Voltaire, con el que a veces ha sido comparada- y es no sólo uno de los mejores libros del Doctor, sino uno de los más deliciosos productos literarios del siglo XV