Ir al contenido principal

Auden y la caliza

Si forma ese paisaje único que nosotros, los inconstantes,
añoramos constantemente, es sobre todo
porque se disuelve en agua...

Así empieza In praise of limestone, uno de los mejores poemas de Auden y también uno de mis preferidos. En mi caso, sin duda, influye en la elección el carácter geológico de la metáfora.
Es sabido que antes de escribir poesía Auden se interesó por la geología. De niño se sintió profundamente atraído por el paisaje calcáreo del distrito minero de Alston Moor, en Cumberland. A partir de entonces se dedicó a estudiar las características geológico-mineras de la región. Sabedores de esta afición sus padres y familiares le regalaban mapas y libros sobre el tema, entre ellos A treatise on isometrical drawing, as applicable to geological and mining plans, picturesque delineations of ornamental grounds, perspective views and working plans of buildings and machinery (1838), de Thomas Sopwith, que le serviría al pequeño Auden para para imaginar intrincados trazados de túneles y galerías subterráneas.
En consecuencia, hacia los quince años Auden pensó en hacerse ingeniero de minas. Al final escogió lo difícil: se hizo poeta. Pero a lo largo de su vida conservaría en la memoria el recuerdo indeleble del paisaje kárstico del norte de Inglaterra.

(Nota. Las versiones al castellano del mencionado poema suelen traducir limestone por piedra caliza. No es incorrecto, pero lo preferible sería decir caliza. Los geólogos hablamos simplemente de calizas, y en el campo no vemos piedras, sino rocas. Además, en la por otra parte excelente versión de Eduardo Iriarte, incluída en Canción de cuna y otros poemas (2006), la expresión weathered outcrop es traducida por erosionado afloramiento. Lo más apropiado hubiese sido poner meteorizado afloramiento. Es parecido, pero menos preciso. Seguro que estos matices los conocía Auden. Pero, en fin, tampoco importa mucho. Lo importante es el poema en sí. Lo demás son disquisiciones comineras para pasar el rato.)

Comentarios

  1. Gracias por esta entrada. Volveré a Auden con una idea distinta y me fijaré en esos aspectos geológicos que tan bien describes.

    Por muchos motivos (traducción, profesión relacionada con las ciencias de la naturaleza) me siento muy identificado con lo que precisas de términos y palabras peor traducidas de lo que debieran. Créeme que las plantas no reciben mejor trato.

    Un cordialísimo saludo.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares

Nuevo libro

"Este texto es la historia del reencuentro con un autor que me ha acompañado con intermitencias durante cincuenta años, y cuya vida, personalidad y obra literaria me resultan especialmente fascinantes. Pero no es solo eso. En cierta forma Prokosch también es el pretexto para hablar de escritura y libros. Del oficio de escritor. Del éxito y del fracaso. De críticas y rechazos. De realidad y ficción. Del azar. De máscaras. Esto es, de vida y literatura."


Mayo del 68: Una visión

"Estoy convencido de que de no haber sido bueno el tiempo reinante durante el mes de mayo, la revolución no se hubiera podido hacer. Quizás se hubiera reducido a unas cuantas escaramuzas. La lluvia y el frío suelen atenuar los ánimos revolucionarios más que ninguna otra cosa. Sé que esto podrá resultar cínico, pero yo creo que es verdad. La policía de París también compartía mi opinión.  Tengo entendido que los oficiales de la Prefectura se reunían todos los días para estar al corriente de los boletines meteorológicos." Quien así habla es el periodista Jack Hartley, narrador y uno de los protagonistas de la novela El alegre mes de mayo (1971), del escritor estadounidense James Jones.
No es el famoso autor de novelas como De aquí a la eternidad o Como un torrente un nombre que se suela asociar a los hechos de mayo de 1968. No obstante, fue uno de los pocos escritores norteamericanos que, a poco de suceder los hechos, decidió novelarlos. (Otro autor fue su compatriota Frank Y…

Diálogo entre un tirano y un poeta en torno a la literatura

-Bueno, a ver, ¿qué haces?
-Perdona, Schiavón, estaba pensando en voz alta.
-No, si por mí, puedes seguir.
-Le daba vueltas a la retórica.
-¿...?
-Es que yo entiendo que la literatura -y creo que todo es literatura- se nutre de tres componentes que, por orden de importancia, son: la retórica, la sensibilidad y la inteligencia.
-Desmenuza, por favor.
-Entiendo por retórica el dominio del lenguaje; por sensibiliodad, la capacidad de sorprenderse y fabular; por inteligencia el saber ordenar lo escrito.
-Arnaldo..., me da la sensación de que todos los que habláis de literatura decís excactamente lo mismo.
-Siempre se dice lo mismo.
-Entonces, ¿por qué estamos perdiendo el tiempo?
-Tú no ganas ni pierdes el tiempo.
-Bueno, era una forma de expresarme.
-Exactamente..., como todo. La literatura es el catálogo de las formas de expresarse.
-Luego... ¿todas las obras dicen lo mismo?
-Se diferencian en el número de palabras que necesitan para decirlo y en el orden que se establece entre ellas.