Ir al contenido principal

A propósito de Trilby (II)

El ejemplar que poseo de Trilby es de la edición londinense de Osgood, McIlvaine & Co (1895). Está ornado con 121 ilustraciones del propio autor, encabezadas en el frontispicio por la imagen de cuerpo entero de la protagonista ("It was Trilby!"). El ejemplar perteneció en su día a un tal Ballard, de Ranmoor, y entre sus páginas se han venido guardando tres recortes de periódicos.
El primero es una necrológica de George du Maurier, en la que se ensalza sobremanera su labor como caricaturista del Punch: "Por una extraña ironía del destino es probable que Mr. Du Maurier sea hoy en día más conocido como autor de una exitosa novela que como uno de los más grandes dibujantes de los últimas décadas de nuestro siglo. Y sin embargo es fácil predecir que su trabajo en blanco y negro volverá a estudiarse y a admirarse cuando para encontrar un ejemplar de Trilby uno tenga que buscar diligentemente en los catálogos de las mayores bibliotecas públicas. Trilby es un triunfo del momento, mientras que sus dibujos son logros del siglo."
El segundo recorte de prensa es un artículo de 24 de febrero de 1896 en el que se da detallada noticia de un sermón vespertino predicado por el Rev. Frank Ballard (¿uno de los dueños del libro o tal vez algún pariente?), ministro de la Iglesia Congregacional de Wycliffe. "Este libro -dijo el reverendo Ballard refiriéndose a Trilby- no es diferente a otros muchos, algunos de los cuales no son lo bastante puros que deberían ser; pero la iglesia no tiene poder en estos días para prohibir la lectura de tales obras."
Finalmente, el tercer recorte es el más reciente (The Sunday Times, 29 de noviembre de 1992), y corresponde a un reportaje acerca de una nueva adaptación teatral de la novela de du Maurier debida a David Fielder y Nancy Meckler. Entre otras cosas se dice: "Una de las razones por las que Trilby no se lee en nuestros días es porque no es más que una novela artesanal, de segunda fila y demasiado larga."
Las hemerotecas son una fuente de sorpresas.

Comentarios

  1. Dan ganas de leer: porque esa es la gran baza de la literatura: es como la vida: todo está imbricado.
    Y cuando no, uno busca el hilo conductor que desarrolle la trama.
    Gracias por sus comentarios, que alivian mis mañanas.
    Saludos

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares

Escribir o no escribir

Por lo tanto, escribir que se querría escribir, ya es escribir. Escribir que no se puede escribir, también es escribir. Una manera como cualquier otra de llevar a cabo el vuelco que da pie a tantos propósitos audaces: hacer de lo periférico el centro, de lo accesorio lo esencial y de la arenilla la piedra angular. Sabía por lo tanto lo que tenía que hacer: dar una especie de golpe de mano mediante el cual había que conseguir otorgar una existencia ficticia a unos libros que no existen realmente y, gracias a ello, conferir una existencia real al libro que trata de esos libros ficticios. Un proceder en suma que se asemeja al que conduce al cogito cartesiano: en el momento preciso de dar fe de mi ineptitud para la escritura me descubría a mí mismo escritor, y de la ausencia de mis obras fallidas se nutriría éste. Hermoso ejemplo de esa estrategia del quien-pierde-gana, de esa proeza dialéctica que convierte una acumulación de fracasos en un camino hacia el éxito. ¡No será que no nos han…

Políticos mejores y peores

P. ¿Queres decir que toda política es un juego sucio y que se la debería dejar en manos de los sinvergüenzas? ¿Te unes a la banda de los que dicen que el mundo sólo de salvará por un cambio del corazón? ¿Es eso?

R. No. Sólo digo que hoy los políticos dependen del apoyo de las masas, y que en consecuencia son representativos del hombre medio de su país y de su tiempo, a veces un poco mejores, a veces algo peores. Si fueran mucho mejores o mucho peores, no tendrían éxito, porque jamás serían aceptados por las masas (...) Esto significa que si estás muy por encima de la media en comprensión y sensibilidad, es probable que no seas capaz de hacer mucho políticamente, en el sentido estricto de la palabra, porque no tardarás en verte obligado a hacer cosas en las que realmente no crees, lo que significa que en la práctica fallarás, pues es imposible hacer bien algo si no se cree totalmente en lo que se está haciendo...

(W. H. Auden, El prolífico y el devorador. Traducción de Horacio Vázquez…

Luciérnagas en la noche

Eric Chapman contempló la esfera de su reloj de pulsera.
Se incorporó paseando por el amplio despacho. Se aproximó al ventanal. Desde allí se apreciaba una panorámica de la ciudad de Los Ángeles. Era como un gigante devorado por luciérnagas. Los destelleantes luminosos de neón dominaban la oscuridad de la noche.

(Adam Surray, El caso del cadáver secuestrado. Editorial Bruguera, 1982).