Ir al contenido principal

Versos salvadores

Selected essays (First series) reúne algunos de los mejores ensayos literarios de Edmund Gosse. En uno de ellos escribe sobre el poeta Richard Henry Horne, cuyo busto en la galería de vates victorianos acumula en la actualidad una considerable cantidad de polvo. El artículo de Gosse es un magnífico ejemplo de cómo evocar una figura que hace cien años ya estaba prácticamente desvanecida. Recuerda Gosse la amistad de Horne con el matrimonio Browning, y en cuánta estima éstos lo tenían, pese a los sablazos. Nos habla de su vida bohemia y pintoresca, de su fama como poeta de elevado aliento y autor de tragedias en verso. De su abultada producción poética, en su mayor parte ilegible, salva Gosse un largo poema épico, "Orion" (1843); y, en especial, un par de versos:

Siempre es mañana
en algún lugar del mundo.

Poca cosa, para quien escribió miles de versos; pero puede que este simple par redima su nombre del completo olvido.

Comentarios

  1. Quizá su belleza radique en lo simple... quizá lo simple aquí lo acerque a uno al asombro, a lo profundo.

    Saludos...

    Le estaré visitando frecuentemente.
    Su blog es un bello sitio para olvidarse de lo que sucede fuera de estos muros casi perceptibles.

    Rox.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares

Finales felices

Brad Pitt: "¿Crees que esta historia tendrá un final feliz?"
Angelina Jolie: "Los finales felices son historias sin acabar."

(Sr. y Sra. Smith, 2005, de Doug Liman. Guion de Simon Kinberg).

Presente continuo

Para una historia de la literatura, el único criterio de valor debe ser el presente, quiero decir, lo que justifica históricamente a un escritor no es su permanencia en el aire de los tiempos sino que su realidad es una especie de presente continuo que lo hace contemporáneo en algunas épocas y lo oscurece en otras. Porque para nadie, en ningún tuempo, hay valores absolutos.

(Ricardo Piglia, Los diarios de Emilio Renzi. Años de formación, Anagrana, 2015).

Luis Romero

Luis Romero (Barcelona, 1916-2009)  a principios de los años cincuenta.

A Luis Romero -de quien este año se cumple el centenario de su nacimiento- le sorprendió la. concesión del Premio Eugenio Nadal de 1951 durante su estancia en Argentina. La Noria era su primera novela (antes había publicado un libro de poemas, Cuerda tensa, y otro de viajes, Tabernas) y describe un día de Barcelona a través de treinta y seis personajes, sin contar otros secundarios o menos relevantes. Ya en su día, Eugenio de Nora destacó la influencia técnica de La colmena de Camilo José Cela y de la traducción al castellano (por José Salas Subirat) de Ulises, de James Joyce. Ambas novelas, que habían sido publicadas en Argentina, estaban muy en boga. Yo añadiría otra posible influencia cinematográfica: La ronde (1950), de Max Ophüls, basada en la obra de Arthur Schnitzler.
La novela de Romero (reeditada recientemente por la editorial Comanegra) combina el realismo objetivista y el monólogo interior. Los personaje…