Ir al contenido principal

Dedicatorias

A veces las dedicatorias las carga el diablo. Suele pasar que uno estampe en un libro unas afectuosas palabras a un amigo o a un familiar del que más tarde acabe renegando. Pero las palabras permanecen allí, inalterables testimonios de un tiempo pasado. Lo mejor sería dedicar de una manera aséptica, no sea que luego nos arrepintamos de lo escrito. Por desgracia, esto no siempre es posible y en la mayoría de los casos nos ciega el agradecimiento, o lo que sea. Las librerías de lance están llenas de libros con apasionadas dedicatorias autógrafas a gente que luego no ha tenido ningún reparo en desprenderse de los mismos.
Conservo un libro que una vez compré no por la obra en sí, sino por la dedicatoria que figuraba en el ejemplar. Se trata de una novela titulada El club de los noctámbulos, y su autor es Darío Valcárcel, marqués de O'Reilly. La publicó la editorial Afrodisio Aguado de Madrid, en 1945. La novela está dedicada -y así quedó impreso- "A Aurora, mi mujer, con toda mi alma". En mi ejemplar, en la hoja de respeto, el autor escribió con tinta negra: "Paquita Montilla ¡qué nombre de novela y que mar de nostalgias en tus ojos oscuros! Que envidia hay en mi alma cuando pienso que un día tú perderás mi calma y olvidarás mis ansias de adorarte sin velos desnudos de mentiras. Tu alma con la mía. El Marqués de O'Reilly. Sauce, 28-VI-56".
La cosa no termina aquí. En la última página en blanco, de mano del propio autor, hay escrito lo siguiente: "Ponzano 60, 5º B. 6 a 8 y horas convenidas".
No sé quién fue Paquita Montilla, ni qué relación mantuvo con el marqués, ni tampoco cómo fue a parar el libro, al cabo de los años, a la librería de viejo donde lo adquirí. Pero aquí hay una historia.

Comentarios

  1. Desfachatado el hombre, e inspirado también... Musas no faltarían, parece.

    Hace poco aprovechando las ofertas que ofrecía cierta librería, me dediqué a tocar libros al por mayor (y es que un libro al contacto con las manos cuenta ya por sí mismo su propia historia)

    Lo más sorprendente, es que, -casi segura- el 30% de aquellos, guardaban celosamente alguna amorosa dedicatoria entre sus pastas.

    Cuando regalo un libro, acostumbro acompañarle con un separador. Opto por escribir la dedicatoria en lo segundo. (Esto, claro... también ofrece alguna desventajas).


    ¡Saludos!

    (A desearte excelente inicio de semana).


    R.

    ResponderEliminar
  2. ou... omitir la s que se fue de más

    =(

    ResponderEliminar
  3. Hola Jorge, investigando sobre mi familia he dado con tu blog. Soy la nieta de Darío, estaría muy interesada en leer su libro y seguir esta historia.
    Muchas gracias por el post que me ha permitido saber un poco más de mi intrahistoria.
    Un saludo,
    Lucía

    ResponderEliminar
  4. Anónimo7/5/10 21:47

    Hola Jorge,

    Soy otra de las nietas de Darío. ¿Qué opinas sobre El club de los noctámbulos? No sabía que mi abuelo -un gran desconocido para mí- había jamás escrito un libro. Quizás leyéndolo le podré conocer más. Nuestro padre nos ha hablado muy poco de él. Por cierto, siempre nos recomienda escribir dedicatorias en postales, nunca en el libro mismo. Aunque aquí se trata del autor.Gracias, Amaya

    ResponderEliminar
  5. Giuseppe7/5/10 22:28

    Hola Jorge,
    soy el marido de Amaya. De ahora en adelante, espero fuertemente que si ella publicará un libro, no lo dedicará a mí...

    ResponderEliminar
  6. Darío Villarroel, Marqués de O'Reilly escribió dos novelas más, una de ellas se titula "Vidas inquietas", amén de dos obras de teatro, una llamada Sonia". No me asombra que su padre no le hable de su abuelo; veo por las fechas que todavía estaba casado con su abuela, Aurora Lezcano. Por los mismos años de esta dedicatoria, con toda formalidad, acompañado del General Beigbeder, primer ministro de Asuntos Exteriores de Franco, pidió la mano en matrimonio de mi hermana, muy jovencita entonces Mi padre, ( a pesar que no debía saber que su abuelo estaba casado), se la negó, escandalizado de que un hombre bastante mayor que él, y que apenas la conocía de una fiesta, se atreviera a proponer matrimonio a una niña. Por todo lo cual colijo que el Marqués de O'Reilly debía ser un personaje estrambótico, y un marido más que problemático.
    A.de C-M

    ResponderEliminar
  7. Perdone, escribí Villaroel, cuando debería haber dicho Valcarcel y Kohly, Marqués de O'Reilly, quien también se decía Príncipe de Bresnia. "El club de los noctámbulos" que también regaló a mi hermana, con otra apasionada dedicatoria, es una novela de amor. Se puede comprar en la internet.
    A.de C-M

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares

Políticos mejores y peores

P. ¿Queres decir que toda política es un juego sucio y que se la debería dejar en manos de los sinvergüenzas? ¿Te unes a la banda de los que dicen que el mundo sólo de salvará por un cambio del corazón? ¿Es eso?

R. No. Sólo digo que hoy los políticos dependen del apoyo de las masas, y que en consecuencia son representativos del hombre medio de su país y de su tiempo, a veces un poco mejores, a veces algo peores. Si fueran mucho mejores o mucho peores, no tendrían éxito, porque jamás serían aceptados por las masas (...) Esto significa que si estás muy por encima de la media en comprensión y sensibilidad, es probable que no seas capaz de hacer mucho políticamente, en el sentido estricto de la palabra, porque no tardarás en verte obligado a hacer cosas en las que realmente no crees, lo que significa que en la práctica fallarás, pues es imposible hacer bien algo si no se cree totalmente en lo que se está haciendo...

(W. H. Auden, El prolífico y el devorador. Traducción de Horacio Vázquez…

Escribir o no escribir

Por lo tanto, escribir que se querría escribir, ya es escribir. Escribir que no se puede escribir, también es escribir. Una manera como cualquier otra de llevar a cabo el vuelco que da pie a tantos propósitos audaces: hacer de lo periférico el centro, de lo accesorio lo esencial y de la arenilla la piedra angular. Sabía por lo tanto lo que tenía que hacer: dar una especie de golpe de mano mediante el cual había que conseguir otorgar una existencia ficticia a unos libros que no existen realmente y, gracias a ello, conferir una existencia real al libro que trata de esos libros ficticios. Un proceder en suma que se asemeja al que conduce al cogito cartesiano: en el momento preciso de dar fe de mi ineptitud para la escritura me descubría a mí mismo escritor, y de la ausencia de mis obras fallidas se nutriría éste. Hermoso ejemplo de esa estrategia del quien-pierde-gana, de esa proeza dialéctica que convierte una acumulación de fracasos en un camino hacia el éxito. ¡No será que no nos han…

Luciérnagas en la noche

Eric Chapman contempló la esfera de su reloj de pulsera.
Se incorporó paseando por el amplio despacho. Se aproximó al ventanal. Desde allí se apreciaba una panorámica de la ciudad de Los Ángeles. Era como un gigante devorado por luciérnagas. Los destelleantes luminosos de neón dominaban la oscuridad de la noche.

(Adam Surray, El caso del cadáver secuestrado. Editorial Bruguera, 1982).