Ir al contenido principal

Curiosidades dieciochescas (II)

A su paso por Cataluña, Giuseppe Baretti menciona algunos de los castigos infligidos a los catalanes por ponerse del lado del competidor de Felipe V en la guerra de Sucesión. Y dice: "Se les vetó el uso de toda clase de armas, y con tanto rigor que no sólo se les prohibió bajo las penas más severas llevar un cuchillo en el bolsillo, sino que ni siquiera se les permitía más de uno en la mesa, y ése tenían orden de atarlo a la mesa con una larga cadena para cortar y trinchar en las comidas". (G. Baretti, Viaje de Londres a Génova, a través de Portugal, España y Francia, 1770, Carta LXXVII).
(Ahora los cuchillos vuelan. Sobre todo en campaña electoral).

Comentarios

Entradas populares

Un poema de Iglesias Díez

FINAL

Cuando el amor solo sea
un haz de quebradas luces,
entre tus dedos seguiré siendo
ceniza de Luna.

(Carlos Iglesias Díez, Pájaro herido. Bajamar Editores, 2018).

Nadie acaba como empieza

Harold J. Stone: Recuerda que las personas cambian.
Don Murray: ¿Por qué?
Harold J. Stone: Los hombres, las mujeres, los juegos de cartas, los amigos en quien confías... Todos. Nadie acaba como empieza.

(Duelo en el barro, 1959, de Richard Fleischer. Guion de Alfred Hayes y A. B. Guthrie).

El prisionero 6865

Este hombre con aspecto demacrado que ven aquí es Giovannino Guareschi (1908-1968). En nada se parece físicamente al sano y risueño Guareschi, autor de la famosa serie humorística de Don Camilo. La fotografía está tomada en 1944 en el Lager 333 de Sandbostel. Al día siguiente del armisticio entre Italia y el ejército aliado en septiembre de 1943, Guareschi, soldado del ejército italiano en Alejandría, no pudo impedir ser capturado por los alemanes y enviado a un campo de concentración en Polonia. Más tarde fue trasladado a Alemania, donde permanecería hasta el final de la guerra.
Guareschi narró sus padecimientos, sensaciones y penurias como el prisionero 6865 en Diario clandestino1943-1945 (1949), singular testimonio en el que la realidad más cruda, el humor, la tristeza y, pese a todo, el optimismo, se mezclan de forma conmovedora. Fue ideado y empezado a redactar durante el internamiento en Polonia. Muchos de sus reflexiones e historias fueron leídas por el propio Guareschi a sus …